CÁNCER DE MAMA: REDESCUBRIR LA SEXUALIDAD PLENA

El cáncer de mama es el primer cáncer que afecta a las mujeres. En Francia hay más de 50.000 casos al año. Mastectomía o no, más de la mitad de las mujeres reportan haber experimentado problemas en su vida sexual que atribuyen a la enfermedad o a su tratamiento. Sin embargo, este tema rara vez es abordado por los profesionales de la salud y los pacientes a menudo se encuentran indefensos.

El cáncer de mama no es sinónimo de aflicción sexual. He aquí algunos consejos para disfrutar de una sexualidad satisfactoria.

EL CÁNCER DE MAMA: UN VALOR SIMBÓLICO MUY FUERTE

El pecho es uno de los símbolos más fuertes de la feminidad, la maternidad y la sexualidad. Las mujeres que sufren de este tipo de cáncer además de tener que enfrentarse a la enfermedad también deben luchar contra su impacto en muchos ámbitos de su intimidad: la autoestima, la autoimagen, la relación…

Un estudio realizado en el Institut Curie entre 850 mujeres de 18 a 70 años que estaban en tratamiento para el cáncer de mama mostró un impacto negativo en la vida sexual. Casi una de cada tres mujeres declara que ya no tiene relaciones sexuales después de la enfermedad y el 58% de las mujeres que declaran haber tenido relaciones sexuales sienten que su placer se ve afectado. Una de cada cinco mujeres siente una distancia emocional de su pareja, mientras que el 65% siente que no ha sido suficientemente informada acerca de los efectos del tratamiento y del cáncer en sí mismo sobre su sexualidad. Sin embargo, esta situación no es inevitable.

UNA SEXUALIDAD PLENA, ES MUY POSIBLE

Mientras que el 29% de las mujeres dicen que ya no tienen relaciones sexuales, esta cifra es la misma para las mujeres “sanas”. Estas son las razones que están cambiando. Del mismo modo, si en el 20% de los casos se siente una distancia emocional dentro de las parejas, en el 63% de los casos ocurre lo contrario… ¿cómo se puede restablecer el equilibrio?

El camino de regreso a una sexualidad plena comienza con la mujer misma. El cáncer de mama a veces implica un tratamiento quirúrgico (mastectomía) además de la quimioterapia y la terapia hormonal que implica muchos efectos secundarios: caída del cabello, sequedad vaginal, sofocos… La paciente debe aprender a aceptarse a sí misma, a domar estos cambios corporales, a redescubrir su feminidad. Esta tarea no es sencilla y puede llevar tiempo. La reconstrucción mamaria también puede ayudar a algunas mujeres.

Debe saberse que los tratamientos en sí pueden extinguir por un tiempo la libido. En muchos casos, detenerlos es sinónimo de volver al deseo sexual. Encontrar una sexualidad plena, además de aprender a tener paciencia, requiere también redescubrir la sexualidad en sí misma. En este nivel muchas parejas se encuentran en la misma situación, estén o no enfermas.

La relación entre las parejas de una pareja juega un papel importante para el retorno a la sexualidad normal. Una vida sexual en pareja es construida por dos personas. El hombre entonces tendrá que ser paciente y comprensivo, acompañar y apoyar en esta prueba. Por ejemplo, habrá que hacer ajustes en la frecuencia de los informes. No debe tener miedo ni minimizar la situación.

Podemos decir que no hay una regla o un tiempo predefinido para encontrar una vida sexual “normal”, a su propio ritmo. Lo que sí parece destacarse, sin embargo, es que el cáncer de mama tenderá a hacer más evidentes los diversos problemas que existen en la pareja, particularmente a nivel sexual antes del diagnóstico.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*